miércoles, 9 de abril de 2014

Proyectos improvisados y desastre ambiental


OPINIÓN 

Bouwer y la injusticia ambiental

La elección de los predios para la instalación de una planta de transferencia en Estación Juárez Celman y un nuevo vertedero de basura en Bouwer muestran la misma improvisación de proyectos anteriores.


Por Santiago Clavijo*


“La injusticia ambiental designa aquellos procesos que contribuyen a que los peligros ambientales se concentren desproporcionadamente en los territorios de mayor relegación social y sobre los ciudadanos con menor poder político y económico”. Gabriela Merlinsky
La elección de los predios para la instalación de una planta de transferencia en Estación Juárez Celman y un nuevo vertedero de basura en Bouwer muestran la misma improvisación de proyectos anteriores, los que terminaron haciendo del tratamiento de la basura un desastre ambiental.
La sola elección de Bouwer –que espera del Estado la remediación del daño ecológico y ambiental que provocó el viejo enterramiento– muestra un desprecio por la condición humana de los vecinos de esa localidad que indigna.
El de la basura es un tema complejo, pero los vecinos no desconfían porque sí: tienen enfrente una montaña de 22 metros de altura y 12 millones de toneladas de basura “tapadas” con tierra como único tratamiento.
Bouwer. Hoy en la zona “conviven” con el viejo predio de enterramiento un horno incinerador de patógenos que quemaba residuos hospitalarios y funcionó hasta 2008; un depósito judicial de automotores de 17 hectáreas que continúa contaminando el suelo y el agua subterránea con metales pesados, aceites, plásticos y combustibles; los residuos de una industria metalúrgica de fundición de plomo a chimenea libre que funcionó hasta 2005, y dejó plomo en sangre en trabajadores y vecinos; una planta de almacenamiento de residuos peligrosos de la empresa Taym, donde están depositadas 12 toneladas de DDT y residuos provenientes de todo el país; una fosa de la empresa Renault que contiene residuos de pinturas y aceites industriales; la cárcel cuyas cloacas colapsadas vuelcan sus líquidos en los campos vecinos, y, del otro lado de la ruta, el nuevo enterramiento de Piedras Blancas.
Estación Juárez Celman. El primer predio elegido por Cormecor estaba ubicado sobre los pozos que abastecen de agua potable a la comunidad. La intendenta tuvo que pedir por nota a Cormecor que se designe otro terreno por este motivo.
Con el segundo predio elegido no les va mejor: se encuentra ubicado sobre los dos brazos del río Salsipuedes, que en esa zona corre en forma subterránea y provee de agua potable no sólo a Juárez Celman, sino también a Colonia Tirolesa.
Un estudio reciente encargado por el Consejo Deliberante de dicha localidad para evaluar la vulnerabilidad y las características hidrogeológicas del terreno elegido lo caracterizó como de “muy alta vulnerabilidad”, con una “influencia muy alta sobre sectores críticos como la faja fluvial del río Salsipuedes” y “las captaciones subterráneas que abastecen de agua potable a Estación Juárez Celman”, por lo que se aconsejó “ubicar la planta de transferencia de residuos sólidos urbanos en una zona alejada de las franjas fluviales, con niveles de agua subterránea profundos”.
Oídos sordos. En septiembre de 2013, con motivo del tratamiento legislativo para declarar de utilidad pública los predios elegidos, dijimos que “la información reunida por la Universidad Nacional de Córdoba definía genéricamente un área de 149 mil hectáreas aptas y cinco mil hectáreas óptimas para dicha radicación, pero era absolutamente insuficiente para la designación específica de uno u otro predio”.
También solicitamos “devolver el proyecto a Cormecor para que incorpore los estudios técnicos que aseguren que los predios por expropiar son los correctos y que la disposición final de la basura tendrá un tratamiento distinto al que tiene en la actualidad”.
En su paso por la Legislatura, a principios de marzo, el ministro de Agua, Ambiente y Servicios Públicos de la Provincia, Fabián López, definió claramente que “sin estudio de impacto ambiental aprobado y consulta popular realizada, no se va a expropiar nada”.
Hace unos días, el gobernador de la Provincia y el intendente de la ciudad capital han acordado avanzar en la expropiación de los lugares elegidos por Cormecor. ¿Habrá cambiado la decisión del ministro a partir de la reunión entre el gobernador y el intendente?
Si el área definida como óptima por la UNC abarca cinco mil hectáreas, ¿por qué se eligieron estos predios? ¿Por qué no hacen público el tipo de tratamiento que se dará a la basura o las empresas interesadas en hacerlo? ¿Cómo y quién llevará adelante la remediación ambiental que reclaman los vecinos y la Intendencia de Bouwer?
Preguntas que necesitan respuestas si queremos que los vecinos acompañen las decisiones políticas.
*Legislador provincial del Frente Cívico
http://www.lavoz.com.ar/opinion/bouwer-y-la-injusticia-ambiental

martes, 11 de marzo de 2014

Una cruz de 14 millones de toneladas

Escondiendo la basura bajo la alfombra

Los intérpretes de la comparsa Color y Alegría ajustan sus instrumentos junto a la réplica del Cristo Redentor. Crédito: Fabiana Frayssinet/IPS.
Los intérpretes de la comparsa Color y Alegría ajustan sus instrumentos junto a la réplica del Cristo Redentor. Crédito: Fabiana Frayssinet/IPS.



Pero la cruz que carga este pueblo de 2.000 habitantes es otra.
Luego de una larga lucha para clausurar en 2010 un vertedero a cielo abierto que acumuló 12 millones de toneladas de residuos, Bouwer está otra vez ante el peligro de que se abra otro, que agravaría la contaminación crónica de la zona.
Los 24 millones de toneladas de residuos que la capital provincial y otros municipios generen durante los próximos 30 años se depositarían en un predio de 270 hectáreas, apenas a 600 metros del viejo vertedero.
“El carnaval tiene que servir para la gente, y hoy estamos acá para concientizar sobre lo que pasa con la basura”, dijo a Tierramérica el director de la murga, Sergio Moggi, conformada por niños y adolescentes.
La murga fue una de las atracciones del Festival de la Contaminación que los vecinos organizaron para llamar la atención sobre su drama.
Uno de los criterios para emplazar el nuevo vertedero fue el valor del uso del suelo, donde Bouwer sale perdiendo, porque es pobre.
En sus alrededores hay también restos de una fundición de plomo, de una planta de almacenamiento de residuos peligrosos, un depósito judicial de vehículos y plaguicidas de las plantaciones aledañas.
La Fundación para la Defensa del Ambiente (Funam) considera que Bouwer “es una de las zonas más contaminadas de Argentina”. La gran cantidad de fuentes contaminantes y las alarmantes tasas de mortalidad infantil y perinatal llevaron a este municipio a declarase en “emergencia sanitaria”.
“En esta época del verano cada pueblo de Córdoba tiene festivales por algo emblemático que lo representa: el salame, la papa… Lo que nos caracteriza a nosotros, tristemente, es la cantidad de basura”, dijo a Tierramérica la maestra Daniela Arce, de la asociación vecinal Bouwer Sin Basura.
Pero los problemas de Bouwer son los de esta provincia que tiene una extensa y fértil llanura en el este y cadenas montañosas elevándose hacia el oeste, las Sierras de Córdoba.

La capital homónima y su área metropolitana generan unas 2.200 toneladas diarias de desechos sólidos, según la Corporación Intercomunal para la Gestión Sustentable de los Residuos del Área Metropolitana de Córdoba (Cormecor), una sociedad anónima que estudia alternativas técnicas para el manejo y disposición final de la basura de la ciudad y de otros 16 pequeños municipios.
“Esta realidad genera una demanda de tecnología y espacio para su tratamiento y disposición, que hasta hoy no se ha trabajado de manera integral”, dice Cormecor en su sitio de Internet.
Los principales accionistas de Cormecor son la ciudad de Córdoba, otros nueve municipios y comunas y el sindicato de recolectores.
La práctica usual era enterrar o arrojar los desechos a basureros a cielo abierto hasta que, en 1981, se comenzaron a enviar al vertedero de Bouwer.
Cerrado ese depósito en 2010, que aún contiene la basura de casi 30 años, los residuos comenzaron a acumularse en un predio transitorio, Piedras Blancas, acondicionado en menos de dos meses a la vera de la ruta nacional 36 y a tan solo cinco kilómetros de Bouwer.
Piedras Blancas recibe 2.500 toneladas diarias desde 2010 –cuando su vida útil fue estimada en un año— y según las autoridades está al borde del colapso.
“La basura se deposita diariamente, se aplasta y se le tira tierra encima al final de cada día. Los gases se ventean, no se captan ni se tratan, y tampoco se tratan los lixiviados (líquidos de la descomposición de la materia orgánica)”, dijo a Tierramérica la encargada de prensa de la Funam, Nayla Azzinnari.
Mientras Cormecor evalúa propuestas para el tratamiento de la basura de 27 empresas (de Argentina, Holanda, Estados Unidos y Brasil) y universidades, los que han sufrido en carne propia el problema tienen algunas respuestas.Ahora el gobierno provincial se apresta a expropiar dos terrenos para el nuevo proyecto, el predio cercano al castigado Bouwer y otro para colocar una planta de transferencia cerca del pueblo Estación Juárez Celman, en el centro-norte de la provincia.
“Cada población se debería ocupar de su basura. La municipalidad de Córdoba debería ocuparse de la suya, así como los demás municipios”, dijo a Tierramérica el intendente de Bouwer, Juan Lupi.
Su pueblo produce menos de medio camión semanal, mientras la capital genera 95 por ciento del total.
Para el biólogo Ricardo Suárez, asesor técnico vecinal de Bouwer, la basura debe contemplarse desde su origen. “El problema nuestro es desmesurado”, subrayó.
Los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial deberían intervenir para promover un consumo mesurado e instar a las empresas a vender sus productos con menos elementos de descarte, sugirió.
También se necesita una justicia que castigue crímenes ambientales, como no sanear la basura, y una fuerte inversión municipal para implementar planes de separación y reciclaje y para educar a los ciudadanos en esos nuevos hábitos.
“Podemos lograr límites (de contaminación) bien bajos y tolerables… lo que no podemos aceptar es que se entierren, como ahora, 12 millones de toneladas en un mismo lugar”, enfatizó Suárez.
Por eso se debe “descentralizar” la basura, para que no siga habiendo “zonas de sacrificio” como Bouwer, dijo a Tierramérica.
“Lo primero es sentarse a estudiar y no subestimar la basura”, sostuvo el ingeniero químico Eduardo Riaño, quien analizó los efectos de las emisiones gaseosas y líquidas de Bouwer, que persisten incluso décadas después de cerrados los basureros.
Los “compuestos orgánicos volátiles son muy peligrosos” y pueden causar cáncer, explicó a Tierramérica.
Y, por otra parte, esos depósitos de materia orgánica también pueden generar energía.
Del biogás emitido por el vertedero de Bouwer se deduce “que lo generado hasta el cierre del predio en 2010, equivaldría a un año y medio de gas de uso doméstico y a dos años y medio de gas natural comprimido” para la población local, ejemplificó.
Para la legisladora provincial Cintia Frencia, del izquierdista Partido Obrero, hay intereses económicos que impiden el tratamiento y el reciclaje.
“No es casual que se decida tirar la basura en las ciudades más pobres aledañas a  Córdoba”, dijo a Tierramérica.
“Hoy se habla de hacer un nuevo enterramiento con un plazo de 30 años, es decir que de aquí a tres décadas no piensan desarrollar ningún tipo de tecnología para reducir y tratar la basura, sino que simplemente es un negocio”, dijo.


Bailarines gauchescos en el Festival de la Contaminación. Crédito: Cortesía Bouwer Sin Basura.
Bailarines gauchescos en el Festival de la Contaminación. 
Crédito: Cortesía Bouwer Sin Basura.

Cormecor es una sociedad anónima que busca cotizar en la Bolsa de Valores nacional.
La basura en un negocio en todo el mundo. En lugares como Italia beneficia tanto a las empresas como a las mafias que la manejan.
Tierramérica no obtuvo respuestas de Cormecor ni de las secretarías ambientales del gobierno provincial ni de la ciudad.

Este artículo fue publicado originalmente el 8 de marzo por la red latinoamericana de diarios de Tierramérica.

lunes, 24 de febrero de 2014

Rotundo éxito del Festival de la Contaminación

Se realizó el sábado en la localidad de Bouwer en señal de protesta contra los vertederos de residuos existentes y proyectados en la zona. "Bouwer es una zona de sacrificio", explicaron los organizadores.

Bouwer (Córdoba, Argentina), 24 de Febrero de 2014.- Un "éxito rotundo" fue el Primer Festival Provincial de la Contaminación que el sábado pasado se realizó en la localidad de Bouwer. La original celebración fue una nueva oportunidad para poner en evidencia la dramática situación del pueblo, que casi cuatro años después de cerrar el vertedero de residuos donde se acumularon más de 12 millones de toneladas de basura, aún espera su remediación y enfrenta la posibilidad de convivir con un nuevo enterramiento que almacenaría el doble de basura que el anterior. Las 24 millones de toneladas de residuos que la ciudad de Córdoba y otros municipios generen durante los próximos 30 años se depositarían en un predio de 270 hectáreas a 600 metros del vertedero cerrado en 2010.

Alrededor de Bouwer también se encuentran los restos abandonados de una planta de fundición de plomo, una planta de almacenamiento de residuos peligrosos, un depósito judicial de vehículos en desuso y la aplicación de plaguicidas en los campos cultivados. A principios del año 2008, la Fundación para la defensa del ambiente (FUNAM) había asegurado que "Bouwer es una de las zonas más contaminadas del país". Debido a la gran cantidad de fuentes contaminantes y a las alarmantes tasas de mortalidad infantil y perinatal registradas en esa población, Bouwer se encuentra en estado de "emergencia sanitaria".

Más de 600 personas participaron este sábado de iniciativa convocada por la agrupación vecinal Bouwer Sin Basura y la Municipalidad de Bouwer. Murgas, danzas folklóricas, y bandas en vivo de rock, cuarteto y folklore le pusieron color, música y baile al "Festival de la Contaminación y Contra la Discriminación" que, aseguran los organizadores, "tendrá nuevas ediciones".   

Artistas locales e invitados.  Estruendosas y coloridas, "La Murga del Churro" y "Murga Color y Alegría", ambas de Bouwer, dieron apertura al Festival sobre la calle principal del pueblo. El espectáculo continuó dentro del salón municipal con la presentación del grupo folkórico "Esencia y tradición", conducido por los vecinos Pedro Sánchez y Blanca Ayala. La noche continuó con las expresiones musicales de las bandas invitadas La Viuda, Claudio y Lucas, Luz Azul, Perro Verde, La Cruza, Manduca Sexta y Sambao, que se presentaron generosa y solidariamente, al igual que Los Invisibles y Lamin Mayu.

Asambleas vecinales.  Integrantes de agrupaciones vecinales que enfrentan distintas amenazas ambientales y sanitarias también acompañaron. Estuvieron presentes las asambleas sociales contra la planta de Porta en barrio San Antonio, contra la instalación de Monsanto en Malvinas Argentinas, Madres del barrio Ituzaingó Anexo, vecinos de Río Ceballos, Villa Allende, Estación Juárez Celman, Lozada, Rafael García y los barrios del sur de la ciudad de Córdoba.  

Funcionarios públicos. Asistieron a la convocatoria la legisladora Cintia Frencia y Eduardo Salas, quienes entregaron la afectuosa adhesión que desde Río Gallegos enviara la ex legisladora Liliana Olivero. A través de correo electrónico también se solidarizó con los habitantes de Bouwer el legislador Edgar Clavijo. Ambos bloques partidarios votaron en contra la ley que en septiembre pasado declaró "de utilidad pública y sujeto a expropiación" el predio cercano a Bouwer para la radicación del próximo vertedero de residuos de la ciudad de Córdoba.

La vía electrónica también fue la elegida por Mirtha Nassetta, directora del Instituto Superior de Estudios Ambientales (ISEA) de la Universidad Nacional de Córdoba para asegurar que visitará el pueblo en "alguna otra oportunidad". El ISEA fue el organismo que dio aval técnico a la Municipalidad de Córdoba asegurando que la zona de Bouwer es "óptima" para la localización del enterramiento de basura para las próximas décadas. Viviendas, escuelas y la particular situación sanitaria de la población cercana no fueron consideradas en dicho informe.

Medios de comunicación. El festival fue profesionalmente conducido por Tito Guzmán, locutor de Radio Sur y transmitido en directo por Radio Comunitaria La Ranchada. La presencia de periodistas de Radio Juárez Celman, Portal Ecos Córdoba, Radio Nacional Córdoba y la agencia de noticias Inter Press Service (IPS) aportaron a la amplia cobertura periodística que la actividad tuvo a nivel nacional e internacional. 


Para mayor información contactar a:  

Hugo Rescala
Vecino de Bouwer
Teléfono celular: +54 9 351 6 320 479

Mónica Rescala
Vecina de Bouwer
Teléfono celular: +54 9 351 3 092 539

Biólogo Ricardo Suárez
Asesor técnico vecinal
Teléfono celular: +54 9 351 6 823 960

Juan Lupi
Intendente de Bouwer
Teléfono celular: +54 9 351 5 103 490

Responsable de prensa:
Lic. Nayla Azzinnari 
Tel: +33 6 8904 8723
nay_azz@hotmail.com

Ver fotografías:

Baile, música, artistas y "otros invitados" en el festival de la contaminación

Fotografías: Gentileza La Ranchada

jueves, 20 de febrero de 2014

Invitan a funcionarios al Festival de las basuras

Será este sábado 22 de febrero a partir de las 21 horas, en la localidad de Bouwer.

Córdoba (Argentina), 20 de febrero de 2014.- El intendente de Córdoba, Ramón J. Mestre;  el gobernador José Manuel de la Sota; y el rector de la UNC, Francisco Tamarit cuentan con palcos especiales reservados para disfrutar del espectáculo. Legisladores, concejales, ministros, secretarios, intendentes y ex funcionarios también fueron avisados de la original celebración.

"Ya que no pisaron Bouwer antes de decidir que nuestro pueblo era el sitio más apropiado para sus residuos, no pueden faltar ahora al festival donde se les hará homenaje", comentó el vecino Hugo Rescala.

Durante 28 años, Bouwer fue el sitio de descarga de basura de la ciudad de Córdoba y otros municipios periféricos. A 600 metros de donde permanecen acumuladas más de 12 millones de toneladas de residuos, los gobiernos de la ciudad y provincia de Córdoba con el aval "técnico" de la Universidad Nacional de Córdoba, los votos de muchos legisladores provinciales y la conveniencia de varios intendentes del área metropolitana- pretenden radicar el vertedero que acumularía otras 24 millones de toneladas de desperdicios en los próximos 30 años. 

"Muchos de los funcionarios invitados son artífices directos de la situación que estamos enfrentando, así que esperamos que vengan y le conozcan la cara a la gente sobre cuyas vidas ya han decidido", afirmaron los vecinos organizadores.

Los artistas que confirmaron su participación en el Festival de la Contaminación son: La Cruza, Suyai, Los Invisibles, Dúo Cadencia, La Zaeta, Luz Azul, Perro Verde, La Viuda, Manduca Sexta, Claudio y Lucas, y Banda para vos. "La Murga del Churro", "Murga Color y Alegría" y el "Cuerpo de Baile de Danzas Folklóricas de Pedro Sánchez" son las propuestas locales que completan la noche.


Para mayor información contactar a:  

Hugo Rescala
Vecino de Bouwer
Teléfono celular: +54 9 351 6 320 479

Mónica Rescala
Vecina de Bouwer
Teléfono celular: +54 9 351 3 092 539

Biólogo Ricardo Suárez
Asesor técnico vecinal
Teléfono celular: +54 9 351 6 823 960

Juan Lupi
Intendente de Bouwer
Teléfono celular: +54 9 351 5 103 490

Ver nota invitación a funcionarios

miércoles, 19 de febrero de 2014

martes, 18 de febrero de 2014

Una decena de artistas confirmados para el "Festival de la Contaminación"

Con entrada libre y gratuita, este sábado 22 de febrero tiene lugar en Bouwer el "Festival de la Contaminación" para visibilizar, esta vez con baile y música, la situación ambiental y sanitaria al sur de la ciudad de Córdoba.

Bouwer (Córdoba), 18 de febrero de 2014.- Once bandas de artistas invitados y tres grupos locales completan la grilla del "Festival de la Contaminación" que el próximo sábado 22 de febrero, a partir de las 21 horas, tendrá lugar en Bouwer.

La iniciativa es organizada por la agrupación vecinal Bouwer Sin Basura y la Municipalidad de Bouwer en un nuevo intento de llamar la atención sobre la particular situación de la localidad, que a tres años de cerrar el vertedero de residuos donde se acumularon más de 12 millones de toneladas de basura, enfrenta la posibilidad de convivir con los residuos que la ciudad de Córdoba y otros municipios generen durante los próximos 30 años.

"Apenas se enteraron del Festival, las bandas nos contactaron a los vecinos poniéndose a disposición para participar de manera generosa y solidaria. Muchos son artistas reconocidos que incluso se han presentado en reiteradas ediciones del Festival de Cosquín", relató el vecino Hugo Rescala. 

Confirmaron su participación en el Festival de la Contaminación: La Cruza, Suyai, Los Invisibles, Dúo Cadencia, La Zaeta, Luz Azul, Perro Verde, La Viuda, Manduca Sexta, Claudio y Lucas, y Banda para vos. "La Murga del Churro", "Murga Color y Alegría" y el "Cuerpo de Baile de Danzas Folklóricas de Pedro Sánchez" son las propuestas locales que completan la noche.

"Este Festival es una nueva oportunidad para decir que no queremos que Bouwer sea una zona de sacrificio. Pero esta vez lo decimos con música, baile, alegría y con la compañía de mucha gente que va a conocer nuestro pueblo", describió la vecina Mónica Rescala.

De acuerdo a la Fundación para la defensa del ambiente (FUNAM) "Bouwer es una de las zonas más contaminadas del país".


Para mayor información contactar a:  

Hugo Rescala
Vecino de Bouwer
Teléfono celular: +54 9 351 6 320 479

Mónica Rescala
Vecina de Bouwer
Teléfono celular: +54 9 351 3 092 539

Juan Lupi
Intendente de Bouwer
Teléfono celular: +54 9 351 5 103 490

lunes, 10 de febrero de 2014

viernes, 10 de enero de 2014

Un pueblo argentino decidió “celebrar” la basura

BOUWER, Argentina, 17 dic 2013 (IPS) - Es tradición que cada pueblo tenga una festividad asociada a lo que más lo caracteriza. El poblado cordobés de Bouwer, en el centro de Argentina, decidió “celebrar” la basura.
El “Primer festival provincial de la contaminación y contra la discriminación” no es motivo de orgullo, sino instrumento de resistencia de un municipio a seguir siendo la “zona de sacrificio ambiental” de Córdoba.
En el festival, que organiza para el 22 de febrero esta localidad de 2.000 habitantes situada 17 kilómetros al sur de la capital provincial, “habrá asado con cuero –típico plato de carne argentina—y artistas varios”, invitan los carteles.
Durante 28 años, Bouwer fue conocido por albergar un vertedero de basura que acumuló, en ocho sitios sin membrana y otro de enterramiento de altura, 12 millones de toneladas de residuos de la capital y municipios aledaños.
Tras años de lucha vecinal, el basurero fue cerrado en 2010, pero nunca fue “remediado” para reducir sus impactos ambientales y sanitarios, como piden los vecinos y la alcaldía de Bouwer.
“Además de afectar la calidad de vida, el vertedero continúa contaminando el agua, el suelo, por escorrentía superficial, y la atmósfera, por los gases emitidos”, dice a Tierramérica el asesor ambiental del municipio, Adolfo González.
Pero el festival de contaminaciones tiene otros invitados, detalla a Tierramérica la encargada de prensa del movimiento vecinal Bouwer Sin Basura, Nayla Azzinnari.
Un depósito judicial de vehículos, un incinerador de residuos patógenos (ya clausurado), una fundición de plomo cuya chimenea abierta intoxicó entre 1984 y 2005 a decenas de habitantes, un cargamento de 12 toneladas de DDT y otros plaguicidas peligrosos que llegó también en 2005, pero debió ser retirado por las protestas de los vecinos, una fosa con desechos industriales tóxicos…
Y, por si fuera poco, el constante rociado de agrotóxicos que se fumigan en las plantaciones linderas de soja, como en el resto de los municipios rurales cordobeses.
“Es un cóctel de contaminantes… No podemos aceptar nuevas fuentes”, subraya González.
Es que Bouwer tiene mucho más para su festival. La Municipalidad de Córdoba y el gobierno provincial instalarán un nuevo vertedero, a 600 metros del primero, que recibiría unas 2.500 toneladas diarias de residuos de esa ciudad y municipios periféricos.
“Suena a burla. Sacar un basural y traerlo al mismo lugar”, dice a Tierramérica otra integrante de Bouwer Sin Basura, Mónica Rescala.
Una pequeña parte del vertedero de Bouwer. Crédito: Cortesía Bouwer Sin Basura
Una pequeña parte del vertedero de Bouwer. Crédito: Cortesía Bouwer Sin Basura. 

En la escuela rural Cornelio Saavedra, aledaña al antiguo vertedero y a unos 1.000 metros del próximo, escolares, maestras y madres como Rescala ven un video que explica sus riesgos.
“Nos llamaban la atención los olores y la cantidad de alimañas en la escuela: moscas, mosquitos, ratas gigantes. No podíamos trabajar en ese ambiente insalubre”, dice a  Tierramérica la directora, María Teresa Destéfanis. La institución, en cruel ironía, no tiene servicio de recolección de residuos.
En octubre, el intendente (alcalde) Juan Lupi decretó estado de “emergencia sanitaria”.
Entre 2000 y 2012, la mortalidad infantil de Bouwer fue de 22,01 muertes por cada 1.000 nacidos vivos. La tasa, obtenida a partir de nacimientos y defunciones de su Registro Civil, casi duplica la provincial, de 11,1 muertes por 1.000, para 2010.
La mortalidad perinatal (bebés nacidos muertos o fallecidos en la primera semana de vida), fue de 25,27 por cada 1.000, dos veces y media mayor que la tasa provincial.
Pero no hay estudios epidemiológicos al respecto. También alarma la cantidad de enfermedades respiratorias y dermatológicas, cáncer, abortos espontáneos, nacimientos prematuros.
“Comenzamos a ver malformaciones en animales, que se notaron muchísimo alrededor de 2008: perros con labio leporino, chanchos que nacían pelados, con la panza y los testículos llenos de agua, gatos sin dedos, pollos sin patas”, describe Rescala.
La Fundación para la Defensa del Ambiente (Funam) alerta que vivir cerca de un relleno sanitario “es peligroso, porque sus gases pueden provocar cáncer de vejiga, estómago, hígado, próstata, pulmón, cuello cervical y útero, leucemia, alteraciones en el desarrollo embrionario y fetal, menor peso de los bebés al nacer e incluso malformaciones”.
Esos vertederos “emiten mayoritariamente metano y dióxido de carbono, pero también compuestos orgánicos no metánicos, que incluyen gases tóxicos y cancerígenos”, sostiene Funam.
“En estos campos contaminados, carentes de membrana, se advierte la persistencia de los residuos, cuyas sustancias volátiles, muchas de ellas tóxicas y cancerígenas, pueden ser llevadas por el viento a lugares alejados. El olor es además nauseabundo”, explica.
Según González, está por aprobarse la instalación de un “landfarming”, sitio para el tratamiento biológico de residuos de la industria petrolera, a dos kilómetros y medio de Bouwer.
Uno de los tantos carteles con que los vecinos han hecho presión y denunciado la situación que viven. Crédito: Cortesía Bouwer Sin Basura
Uno de los tantos carteles con que los vecinos han hecho presión y denunciado la situación que viven. Crédito: Cortesía Bouwer Sin Basura

González resume la situación: “este ha sido elegido como lugar de sacrificio ambiental”.
Los alumnos de la escuela dibujan lo que interpretaron del video. “No quiero que haya basura en este lugar”, dice Alan Serrano, de 10 años.
“Viviendo en el campo enorme, no hay lugar para jugar fútbol. Quiero estar libre en la calle, pero me tengo que quedar en casa, y siempre con un tejido para que no entren las moscas y mosquitos del dengue”, lamenta.
El informe que consideró “óptimas” las inmediaciones de Bouwer para la instalación del nuevo vertedero estuvo a cargo de la Universidad Nacional de Córdoba, a pedido del gobierno municipal de la capital provincial.
Pero el secretario de Ciencia y Tecnología de esa universidad,Joaquín Navarro, aclara a Tierramérica que se trata apenas “de la primera parte del estudio”.
“La segunda parte, sobre los aspectos socioambientales específicos de las zonas focales (el cual ha abarcado trabajo de equipos en los territorios), está en su etapa final… se están haciendo las correcciones del borrador ya revisado por la municipalidad”, dice.
Sin embargo, en esa primera parte queda claro que Bouwer es un lugar muy vulnerable en el panorama cordobés.
Su desempleo y analfabetismo están entre los más elevados, 63,3 por ciento de su población no tiene cobertura de salud —la mayor proporción entre las localidades estudiadas—, y casi 24 por ciento de sus habitantes viven con necesidades básicas insatisfechas.
Mientras sectores académicos y gubernamentales analizan ese informe, y entre bastidores se justifica que “en algún lugar hay que tirar la basura”, los vecinos de Bouwer saben que hay otras soluciones.
“Que todos se concienticen y empiecen a reciclar”, responde Rescala, que recicla casi 100 por ciento de sus residuos, pese a tener a mano tantos basureros.
“Nosotros sabemos que no puede haber una zona de sacrificio. Esta vez le toca a Bouwer, pero puede ser cualquier otro pueblo”, reflexiona.

Publicado por la red latinoamericana de diarios de Tierramérica